jueves, 11 de agosto de 2016

COMPLIANCE LEGAL DE LA EMPRESA Una tendencia regulatoria mundial


COMPLIANCE LEGAL DE LA EMPRESA Una tendencia regulatoria mundial

1 Libro Carlos Requena y Salvador Cárdenas Gutiérrez Editor Dofiscal Thomson Reuters Primera Edición Agosto 2016


Compliance legal y responsabilidad penal de las personas jurídicas

El Estado moderno ha sido rebasado por el elevado nivel de complejidad social y de relaciones humanas, por lo que ha debido asumir un nuevo esquema de corresponsabilidad en el que incluye a las organizaciones en sus tareas de policía y buen gobierno

Para asegurar que esa relación se mantenga estable y cada parte cumpla su tarea, los Estados adoptaron un modelo de regulación que no se había visto: la responsabilidad penal de las personas jurídicas o morales

De tal manera que si antes sólo eran imputables penalmente las personas físicas, ahora también lo serán las empresas

Se trata de una megatendencia regulatoria que en México ya es una realidad con las recientes reformas publicadas en el DOF el 17 de junio de 2016. Ahora las empresas deberán sumarse a la cultura compliance tomando en cuenta los riesgos de incurrir en responsabilidad penal


CUARTA DE FORROS


Compliance legal y responsabilidad penal de las personas jurídicas

El Estado moderno se ha visto rebasado por el elevado nivel de complejidad social y de relaciones humanas

Ha debido asumir un nuevo esquema de corresponsabilidad, incluyendo a las organizaciones en sus tareas de policía y buen gobierno.

En esta tesitura, las empresas deberán hacerse cargo de su propia regulación interna y de la responsabilidad que le corresponde en la lucha contra los delitos, la corrupción y el crimen organizado que se relacione con ellas

Para asegurar que la autorregulación cumpla los objetivos de corresponsabilidad, la tendencia regulatoria apunta hacia un Estado delgado que mantendrá su repliegue dejando que la economía opere libremente, siempre que el ejercicio de esa libertad sea responsable de la porción de cogobierno que le corresponde

Para asegurar que esa relación se mantenga estable y cada parte cumpla con su tarea, los Estados han venido adoptando un modelo de regulación que no se había visto antes: la responsabilidad penal de las personas jurídicas o morales

De tal manera que si antes sólo eran imputables penalmente las personas físicas, ahora también lo serán las empresas

Se trata de una megatendencia regulatoria que en México se ha convertido en una realidad con las recientes reformas aprobadas por el Congreso el 17 de junio de 2016

Ahora, las empresas tendrán que sumarse a la cultura compliance teniendo en cuenta los riesgos de incurrir en responsabilidad penal

En este marco, han cobrado mayor relevancia en los últimos años las áreas de auditoría, control, vigilancia y supervisión interna de las empresas, cuya finalidad es doble: por una parte, se encargan de diseñar y establecer programas de cumplimiento normativo y de protocolos laboral y preventivo, es decir, el sistema Governance Risk y Compliance Management y, por otra, con base en esos programas de carácter esencialmente preventivo, ejercen un mejor control vigilando, supervisando y auditando personas, data o información, procesos y sistemas

El debido control organizacional al que obliga la ley, como lo señalan los autores de este libro: COMPLIANCE LEGAL DE LA EMPRESA una tendencia regulatoria mundial, se convierte en evidencia o medio de prueba para la defensa de la empresa en el caso de que se vea involucrada en una investigación o procedimiento penal




ANTECEDENTES DE LOS AUTORES


CARLOS REQUENA:

Abogado penalista, socio de Requena Abogados, S.C.

Graduado de la Facultad de Derecho de la Universidad Panamericana (UP)

Articulista de la columna #Derecho Reservado en El Economista y en la Red Forbes

Autor del libro Gobernanza. Reto en la relación Estado-Sociedad, y Ciudad MX, 360, de Editorial LID

Consejero de México Unido contra la Delincuencia, A.C., consejero independiente certificado en Gobierno Corporativo y consejero del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (Capítulo Ciudad de México). Ha sido consejero de la US-México Bar Association (USMBA) y coordinador de la Comisión de Derecho Penal de la Barra Mexicana, Colegio de Abogados de México (BMA). Requena recibió el premio Pro Bono 2010 que otorga la BMA

Profesor de Derecho Penal en la UP. Cursó estudios de Criminología en el Centro Internacional de Estudios Superiores; Management Program for Lawyers en Yale Law School (New Haven, EU), y de Human and Civil Rights en la International Academy for Leadership de la Friedrich-Naumann-Stifftung (Alemania)

Especialista en Responsabilidad Penal de Empresa y Compliance Penal
SALVADOR CÁRDENAS GUTIÉRREZ

Doctor en Derecho por la Universidad de Navarra, ha sido investigador en la Biblioteca de Wolfenbüttel y en el Instituto Max Planck de Historia del Derecho Europeo en Fráncfort M., República Federal de Alemania (becado por la Max-Planck-Gesellschaft zur Förderung der Wissenschaften e.V.)

Ha sido profesor de Teoría Política, Derecho Supranacional, Historia del Derecho y Análisis de Tendencias Regulatorias en la Universidad Panamericana, la Escuela Libre de Derecho y El Colegio de México

Fue conferencista y profesor huésped, entre otras, en las universidades de Los Andes en Chile, Oporto, Montevideo, Austin, Würzburg, Zaragoza y Córdoba en España, en el Instituto de Formación Política de Baviera y en la Academia de Ciencias de Rusia

Dentro del Poder Judicial de la Federación (PJF) se desempeñó como director de Investigación Documental y miembro del Comité Editorial de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), también fue miembro del Consejo Editorial del Tribunal Federal Electoral (TFE) y coordinador de Investigación del Instituto de la Judicatura Federal (Escuela Judicial); además fue coordinador de la Revista del Instituto de la Judicatura Federal

Es autor de más de 40 estudios y artículos publicados en revistas de carácter científico en México, Chile, España, Alemania y Austria, y más de una veintena de libros sobre Ciencia
Política e Historia del Derecho

Actualmente es director del Instituto de Ética de la Función Pública, A.C.




PRÓLOGO


En muchas ocasiones, las transformaciones históricas pasan desapercibidas para las personas que se ven inmersas en ellas

Las ocupaciones diarias hacen difícil constatar esta evolución, que se aprecia en toda su magnitud retrospectivamente, cuando ha transcurrido un periodo lo suficientemente dilatado para considerar inaceptables algunos usos o prácticas que en su momento fueron tolerados

En la esfera del compliance no cabe duda de que nos encontramos en un momento de transición, circunstancia que se pone de manifiesto con mayor frecuencia y vigor en iniciativas normativas y pronunciamientos tanto judiciales como administrativos

El 18 de agosto de 2014 el Departamento de Justicia de los Estados Unidos suscribió con Bank of America Corporation un acuerdo compensatorio e indemnizatorio por importe de 16.65 billones de dólares

Fue el settlement más cuantioso formalizado con una única entidad en la historia de los Estados Unidos

El Attorney General Eric Holder señaló que esta resolución histórica desterraba considerar como un “coste de hacer negocios” los fraudes y malas praxis que anteponen los beneficios a los clientes

Aunque su importe es extremadamente elevado se olvidará con el tiempo, pero no así el mensaje transmitido:
No cualquier conducta es tolerable para hacer negocios

La severidad de las sanciones y compensaciones derivadas de las malas praxis, así como los daños de reputaciones que producen, es una evidencia del proceso de transformación que vivimos, como también lo es el protagonismo que adquieren las normas emitidas por organizaciones del ámbito privado

La capitalidad de la denominada soft law no sólo proviene del prestigio de las instituciones o entidades que la producen, sino de su gran capacidad de abordar con acierto y celeridad contenidos cada vez más complejos

De ahí que los operadores económicos depositen su confianza en aquellas organizaciones capaces de comprometerse con sus mandatos, pues de algún modo dificultan el desarrollo de malas praxis susceptibles de amenazar su sostenibilidad

Dicen que “el dinero es miedoso”, y seguramente por eso los operadores económicos responsables abominan de verse relacionados con organizaciones expuestas a sufrir esa suerte de daños económicos y de reputaciones, que corren el riesgo de ser expulsadas de facto de los mercados donde operan

Y así llegamos a una situación característica del entorno legal de los negocios del siglo XXI, donde normas cada vez más relevantes no proceden de órganos legislativos estatales ni se imponen, por consiguiente, mediante la fuerza coercitiva del Estado

Además, el incumplimiento de la normativa puede conducir a la erosión rápida e inmisericorde de la organización por la pérdida de confianza frente al resto de operadores económicos y la sociedad en general

Y es un proceso donde no intervienen jueces

A mitad del año 2015 las autoridades estadounidenses se cuestionaron el modo en que el grupo automovilístico Volkswagen gestionaba las exigencias legales en materia de emisiones de partículas y óxidos de nitrógeno en algunos motores de tipo diésel

Con independencia de los cargos potencialmente derivados de esa investigación y sus eventuales sanciones económicas, la cotización de las acciones del grupo se hundió al poco tiempo de difundirse la noticia, cayeron las ventas, tuvieron que adoptarse medidas técnicas para la modificación de los motores afectados y se dejaron de comercializar determinados tipos de motores diésel en algunos mercados

La rapidez con que se desencadenaron tales consecuencias excede la velocidad y efectos de las sanciones tradicionales

A causa de todo lo anterior, una práctica que dice mucho sobre la sostenibilidad de las organizaciones es su capacidad de prevenir los daños por el incumplimiento de las normas, tanto de las impuestas obligatoriamente como aquéllas asumidas de manera voluntaria

De ahí que bastantes recomendaciones de soft law vengan haciendo énfasis en ello

El primer estándar global sobre compliance, la reciente Norma ISO 19600 sobre Compliance Management Systems (CMS) en cuya elaboración tuve el honor de participar, fija directrices para disponer de modelos de gestión que faciliten el cumplimiento tanto de las obligaciones exigibles (requirements) como de las asumidas voluntariamente (commitments)

Es cierto que algunas buenas prácticas comienzan señaladas en la soft law y terminan incorporadas en el Derecho Positivo, siendo un potente vector a tales efectos el Derecho Penal

En este sentido, no es en absoluto excepcional que normas penales proyecten obligaciones de compliance sobre las personas jurídicas, a fin de prevenir conductas con potencialidad criminal en su seno

En este sentido, el camino que ha iniciado México en materia de prevención penal en las empresas es análogo al que han seguido antes otras jurisdicciones y el que se espera en cualquier sociedad madura

Habiendo llegado el compliance para quedarse como factor clave para la sostenibilidad empresarial, me producen gran satisfacción los libros de calidad que contribuyen a su correcto entendimiento y difusión

Con mayor motivo cuando se trata de obras científicas que encuadran a la perfección el compliance en el contexto actual, como la de Salvador Cárdenas y Carlos Requena, muy apropiada a las novedades legislativas tan significativas que se han producido en México y que abren las puertas al compliance penal

Es un privilegio presentar Compliance legal de la empresa

Una tendencia regulatoria mundial no sólo por la profundidad con que aborda sus contenidos, sino también porque está llamado a ser un texto referente en una materia tan crítica para quienes desean desarrollar negocios de manera respetuosa con las normas y los estándares éticos

Alain Casanovas
Socio de KPMG Abogados


INTRODUCCIÓN:

A nadie resulta extraño que nos refiramos a las empresas y a las organizaciones como personas jurídicas

Así se ha entendido desde hace siglos y así han funcionado los colectivos humanos creados para realizar actividades específicas como la producción de bienes y servicios

Sin que pretendamos ofrecer aquí una explicación histórica sobre el desarrollo de este tipo de “personas”, señalaremos que, desde tiempos remotos, los juristas crearon la figura de la persona jurídica (también denominada persona moral o persona ficta) como una ficción que resultaba útil para facilitar el intercambio de bienes y servicios, pues contando ya con un esquema funcional y efectivo para atribuir derechos y obligaciones a las personas físicas, es decir, a los individuos particulares, lo más práctico era tratar a los entes colectivos como si se tratara de entes singulares, aunque, claro está, con algunas excepciones y matices

Fue así como se asimiló el estatus jurídico (conjunto de derechos y obligaciones que rigen el intercambio humano) de las personas singulares o personas físicas al de las personas artificiales o jurídicas, salvo en algunos aspectos en los que por las peculiaridades de cada una se consideró imposible establecer tal paralelo

Tal es el caso, por ejemplo, de la responsabilidad penal: ¿cómo se podría acusar a una persona jurídica o moral, formada por un conjunto de individuos, de la comisión de un delito si éste requiere para su realización de la intervención de la inteligencia y la voluntad, que son cualidades exclusivas de las personas?

Debido a esa enorme diferencia, desde hace siglos se ha considerado que las personas jurídicas no pueden cometer delitos; en todo caso podrían ser responsables administrativa o civilmente, pero no penalmente

Sin embargo, la realidad actual nos ofrece un panorama distinto: en algunos países del mundo se han aprobado leyes que prevén la responsabilidad penal de las personas morales o jurídicas, política que se ha constituido en una de las megatendencias regulatorias que han llegado a México con la reciente aprobación a la legislación penal federal

Se trata de una transformación de gran calado que alterará el esquema en el que hemos actuado desde hace siglos

Nos referimos a la doctrina según la cual las personas físicas son las únicas capaces de delinquir, pues las personas morales o jurídicas, como las asociaciones, organizaciones, empresas e instituciones, carecen –entre otras facultades– de la capacidad de discernir por sí mismas y de la voluntariedad que se requiere para decidir, cuestiones éstas que son indispensables para considerar a una persona penalmente imputable


No obstante, hoy en día, ante el aumento de la complejidad en las relaciones económicas y comerciales, así como la aparición de nuevos riesgos y el despliegue de una actividad criminal en y desde la empresa, se ha ido produciendo una expansión del Derecho Penal, es decir, aumenta el número de leyes que penalizan actividades de la más diversa índole, incluyendo por supuesto las empresariales


El fin de esta expansión en el ámbito empresarial parece claro: prevenir la actividad del crimen organizado que en ocasiones se esconde tras una firma o una empresa

A pesar de que ése es el fin primordial, surgen ante nosotros muchas preguntas y dudas que no es fácil responder

Para empezar, ¿qué conductas criminalizar y en qué medida hacerlo?
¿Es posible elaborar un catálogo de delitos de las organizaciones?

Estos temas nos sitúan en el espinoso terreno de lo que en las Ciencias Penales se denomina “bien jurídico tutelado”, es decir, la razón o conjunto de razones que podrían justificar (legitimar) la intervención del Derecho Penal en una actividad determinada, pues sabemos que la simple prevención del crimen no es un bien jurídico tutelado sino una causa de la penalización

Además, tratándose de la empresa, es evidente que el bien jurídico que se protege debe incluir todo el entramado de intereses legítimos que subyacen en la norma penal y que operan como bienes mediatos o, en general, como ratio legis o motivo de la criminalización (Martínez Buján, 2014, 295)

Cabe afirmar que el bien jurídico que el Derecho Penal protege no es un bien en abstracto o una categoría moral de la sociedad, pues en tal caso sería fácil determinar el contenido del Derecho Penal de la empresa o Derecho Penal Económico (como se le denomina en el ámbito académico)

Diríamos que constituye un medio de defensa de la economía nacional, de la transparencia y rendición de cuentas en las actividades de las personas morales o jurídicas

Pero, como veremos en las páginas siguientes, la cuestión es un poco más compleja

Las recientes reformas en las que se establece a nivel federal la responsabilidad penal de las personas morales, cuyo objeto es que las personas jurídicas sean penalmente imputables, deberán pasar por el tamiz de toda norma penal, esto es, contar con un esquema claro de los  bienes jurídicos que dichas reformas protegen

A este respecto, lo primero que hemos de señalar es que para que un bien jurídico, es decir, un interés concreto, valor o cosa, individual o colectivo que está protegido por las leyes penales, pueda considerarse como fundamento de la intervención del Derecho Penal en las actividades humanas, es necesario que se apoye en tres principios básicos:

1. Legalidad

2. Intervención mínima (del Derecho Penal)

3. Proporcionalidad

Respecto al primer principio, cabe señalar que las reformas a la legislación penal federal que sancionan conductas constitutivas de delitos específicos para la empresa deben ser acordes con el marco normativo vigente en el Estado mexicano, en primer lugar, con la Constitución General de la República

De tal manera que no es suficiente con que las reformas aprobadas por el Congreso en junio de 2016 contemplen un catálogo de delitos basado en ideales éticos o en exigencias de racionalidad procesal, sino que, además, deben determinar el bien jurídico que se pretende tutelar y éste debe girar en torno a la legalidad establecida y a los principios que rigen su interpretación y aplicación

Por lo que hace al principio de proporcionalidad, se abren ante nosotros muchas interrogantes

La primera de ellas es si se ha seguido o no el principio de mínima intervención del Derecho Penal pues, como es sabido, se trata de una rama del Derecho que debe figurar como recurso extremo (ultima ratio) y no como el cauce normal para la resolución de conflictos o para la sanción de transgresiones normativas

En otros términos, es necesario estudiar en la práctica si el régimen coactivo que se impone a las empresas y a las organizaciones en general, específicamente el que se refiere a la criminalización de éstas, atiende al carácter subsidiario del Derecho Penal

De lo contrario se corre el peligro de criminalizar situaciones que pueden ser resueltas por las vías civil, mercantil o administrativa

Aunado a ello, hemos de decir que el bien jurídico que proteja la norma en la que se determine la responsabilidad penal de las personas jurídicas, se ha de regir por el principio de proporcionalidad, lo cual, en nuestro caso, conlleva que el catálogo de delitos aprobado en las recientes reformas sea conforme a la lógica normativa del Código Penal Federal y del Código Nacional de Procedimientos Penales, pero también a las exigencias económicas y sociales del país

Estas exigencias, que podríamos llamar de contexto a la reforma legal en materia penal federal, nos llevaron a escribir el libro que el lector tiene en sus manos, en el que trataremos de abrir el espectro de interpretación del fenómeno, no quedándonos únicamente en el análisis lógico consecuencialista de la norma ni en una exposición de antecedentes, sino tratando de discernir cuál o cuáles podrían ser considerados los bienes jurídicos que la norma penal protege

Para ello recurrimos al análisis jurídico, pero también al de la prospectiva en materia regulatoria, es decir, al enfoque que nos permite contextualizar una reforma legal, atendiendo a las circunstancias, tanto en el nivel nacional como en el supranacional

Ésa es la razón por la que el planteamiento del problema que orientó la presente investigación, nos situó en campos de análisis más amplios que el del Derecho Penal

Asumimos que el tema obedecía a una tendencia mundial anticorrupción, y ésta es la razón político-criminal de las propuestas de reforma que se discutieron en el Congreso de la Unión en relación con la responsabilidad penal de las personas jurídicas

Pero paulatinamente fuimos develando el oscuro fondo y un tema nos llevaba a otro, hasta llegar así al de las transformaciones del criterio regulador en el mundo actual, es decir, al de los cambios de fondo en el orden mundial

En ese ensanchamiento de horizontes radica la originalidad de este libro, en el que el lector podrá encontrar una posible explicación de las tendencias dominantes en materia de responsabilidad penal de la empresa o compliance penal

Si tuviéramos que resumir en una expresión el mar de tendencias regulatorias que se observan en la actualidad, sería sin duda cultura compliance.

Pero es probable que el lector se pregunte por qué empleamos la palabra inglesa compliance pudiendo usar una equivalente en lengua castellana e incluso aportar un neologismo que la enriquezca

La respuesta es: por una sencilla razón, porque esa palabra se traduce literalmente como cumplimiento y significa acatar una disposición y ejecutarla en los términos que indique el superior jerárquico o quien tenga la autoridad dentro de una relación de supra y subordinación

Pero en el contexto de la teoría de las organizaciones e incluso en el mundo del Derecho, alude a una forma de organización compleja y no sólo al acto aislado de cumplir; abarca realidades dispares, que van desde actos regulatorios, de control y seguimiento de personas, data, información y procesos hasta formas de comunicación interna y desarrollo de esquemas de prevención de riesgos

El compliance es una parte fundamental del gobierno corporativo (Requena, 2014); consiste en mantener al día el conjunto de directrices, reglas y principios que rigen la organización y vigilar que la dirección, sus consejos de administración, sus accionistas y las partes que intervienen en su actividad específica se ajusten a ellos

Además, es un sistema de información que se retroalimenta constantemente con la finalidad de detectar posibles vacíos reglamentarios que impliquen un riesgo para la organización

Siendo un tema de tan amplio espectro y de tantas implicaciones en la vida institucional de las organizaciones, es necesario acotar nuestro campo de análisis y observación limitándonos a exponer el compliance en su aspecto legal, deteniéndonos de modo particular en sus relaciones con el Derecho Penal

El compliance legal tiene lugar en las organizaciones de maneras distintas: en algunos casos se cuenta con un área especializada o, en otros, se distribuyen las funciones entre las áreas de auditoría, legal, contabilidad y finanzas, etcétera

Aun cuando por las razones que se expondrán en los siguientes Capítulos, lo óptimo es contar no sólo con un área especializada (Compliance Officer), sino además con un sistema que permita al gobierno corporativo mantener el debido control sobre el cumplimiento de las reglas, especialmente de las que rigen las áreas que representen mayores riesgos de responsabilidad civil, mercantil, fiscal y/o penal

Para abordar tema tan complejo, iniciamos nuestro trabajo de investigación tratando de reunir los elementos necesarios para llevar a cabo un recuento de las transformaciones que se han dado en los últimos 25 años, a fin de situarnos en el momento actual con una perspectiva de temporalidad más amplia

Evitamos en lo posible caer en el garlito de formular un elenco de antecedentes como los que suelen aparecer en la mayor parte de los libros de ensayo y que los autores se sienten obligados a incluir en un primer Capítulo aun cuando saben que lo más probable es que el lector pase de largo y dé el brinco al tema que le preocupa e interesa

De tal manera que cuando en este libro se hace una narración de los hechos acontecidos en el periodo de análisis (1945-2016), no se tiene la finalidad de historiar el tema o hacer una crónica de él, sino de dimensionarlo en un contexto más amplio con el ánimo de comprender sus diversas aristas e incluso de contar con los elementos necesarios para aproximarnos a lo que en el ámbito de la prospectiva se denomina megatendencias, las cuales se detectan comparando lo ocurrido en una o dos décadas anteriores y las circunstancias actuales

Nuestro punto de partida para abordar el compliance desde tal perspectiva, es el análisis de una tensión dialéctica entre dos formas de organización: el Estado (Estado moderno, Estado-Nación), a quien desde el siglo XIX se le atribuye el poder soberano de dar y derogar leyes y de ejercer el monopolio legítimo de la violencia (preventivo y represivo), y la empresa, que es el modelo principal de una organización y la que de alguna manera ha marcado la pauta para muchas otras organizaciones, tanto por lo que se refiere a la estructura de funcionamiento como a su configuración jurídica

Dicha tensión entre el Estado y la empresa ha asumido diversas formas a lo largo de la historia: en ocasiones se ha logrado el equilibrio gracias al acuerdo entre ambas organizaciones; en otras, se ha producido la ruptura derivada de la defensa que cada cual hace de sus intereses

Pero lo cierto es que la tendencia dominante en el siglo XX fue reducir los márgenes de autonomía y autogobierno empresarial, es decir, de sus facultades de autorregulación, recurriendo para ello a diversos medios que van desde la expropiación en aras del interés público hasta la cooptación gubernamental o su gravación desmedida

A este dominio del Estado contribuyó en gran medida el marco general de relaciones interestatales que creó la guerra fría, de 1945 a 1989. Periodo protagonizado, como es bien sabido, por dos grandes bloques formados por Estados fuertes, basados en ideologías que en no pocas ocasiones exigían sacrificar el bienestar por la política y que al final se mostraron insolventes para mantener ese estatus

Podríamos decir que ese debilitamiento del Estado y el consecuente resurgimiento de la fuerza de las organizaciones se pueden datar con cierta precisión: 9 de noviembre de 1989. Día en que tuvo lugar la caída del muro de Berlín, que no es sino el símbolo de un suceso que cimbró al planeta: el desmoronamiento de un sistema bipolar que por más de 50 años mantuvo la amenaza de una tercera guerra mundial

A partir de entonces quedó de manifiesto que el Estado moderno no es un ser atemporal, invencible e ilimitado y que el principio de soberanía o suma potestad legislativa y gubernamental es relativo, es decir, no es un dogma inamovible sino un principio de orden y equilibrio, que permite a gobiernos y autoridades ser garantes del orden que produce y reproduce la propia sociedad


Junto a esa suerte de realismo estatal, vino otra forma de ¿realismo más cercana al pragmatismo que a la realidad?: la globalización, que, desde la perspectiva que aquí nos interesa, puede definirse como un fenómeno regulatorio y gubernamental de carácter supranacional basado en criterios derivados de la praxis capitalista de mercado


A partir de la década de los noventa del siglo pasado, la empresa se situó en la línea de equilibrio entre el Estado y las instancias reguladoras supranacionales, y ha debido tomar partido por aquel que le permita optimizar recursos y obtener mayores ganancias


Evidentemente nos referimos a las instancias del mercado internacional y global, lo cual ha abierto más la brecha entre las organizaciones y el Estado y sus múltiples realidades (conglomerados sociales, ecosistemas, pobreza, inseguridad y un largo etcétera)

Como respuesta a la crisis que generó esa brecha se han desarrollado algunos proyectos de ajuste regulatorio no sólo en el ámbito supranacional o global sino también en el nacional


Entre otras cuestiones, se busca que la empresa deje de ser un ente que vive del entorno para convertirse en un componente de él (shared value)


Ello es consecuencia, esencialmente, de la incapacidad que ha demostrado el Estado-Nación para resolver la ingente problemática interna y externa por sus propios medios


El Estado debe contar ahora necesariamente con las organizaciones para llevar a cabo sus funciones de gobierno


En ese sentido se habla hoy de corresponsabilidad o sistema de cooperación. Aun cuando algunos defensores del esquema anterior (de la economía de mercado de corte individualista) sostienen que el actual modelo de cooperación tiende a desvirtuar la naturaleza de la organización, pues el Estado le encomienda tareas de carácter político para las que no está preparada y para las que en última instancia no fue creada, lo cierto es que algunos analistas contemporáneos, tanto economistas como expertos en políticas regulatorias, han señalado, con toda razón, que con esas medidas de poder compartido se consigue no sólo un esquema de relaciones más justas, sino también más rentables



Se trata de que las organizaciones asuman la parte del gobierno que conforme a su naturaleza y fines les corresponda



Esto no ha de confundirse con un escarmiento por su desinterés del entorno ni tampoco como cargas adicionales para aumentar el peso de las obligaciones con las que tienen que lidiar cotidianamente (cargas fiscales, trabas a la inversión, aspectos regulatorios, mayores controles y puniciones, etcétera), sino que debe verse como la respuesta a nuevas estructuras de organización basadas en modelos a escala humana, es decir, vinculados a la realidad funcional de los grupos que integran la sociedad en el actual contexto global


En ese marco han cobrado mayor relevancia en los últimos años las áreas de auditoría y control interno de las empresas cuya finalidad es doble: por una parte, se encargan de diseñar y establecer programas de cumplimiento normativo y de protocolos laboral y preventivo, es decir, el sistema Governance Risk y Compliance Management y, por otra, con base en esos programas de carácter esencialmente preventivo, ejercen un mejor control vigilando y auditando personas, data o información, procesos y sistemas


Control que, como se verá más adelante, se convierte en evidencia o medios de prueba para la defensa de la empresa en el caso de que se vea involucrada en una investigación o procedimiento penaL

ÍNDICE


Dedicatoria
Antecedentes de los autores
Prólogo
Introducción


CAPÍTULO I – MEGATENDENCIAS REGULATORIAS


1. Surgimiento de un Derecho global
2. Soft regulation o soft law de las grandes organizaciones
3. Problemas regulatorios derivados del soft law


CAPÍTULO II – TRANSFORMACIÓN REGULATORIA DE LAS ORGANIZACIONES


1. Punto de partida: La actual crisis de identidad de la empresa
2. El difícil camino hacia un nuevo paradigma organizacional
3. Algunas medidas tomadas para rectificar las directrices regulatorias
4. El papel de la Ética empresarial según el modelo we rationality
5. La empresa asume la complejidad regulatoria del entorno
6. Hacia una autorregulación regulada de las organizaciones
7. Los agentes de la regulación: Estado, organizaciones y sociedad
8. Aprender a trabajar con reglas
9. El compliance como actividad ética de las organizaciones


CAPÍTULO III – COMPLIANCE Y RESPONSABILIDAD PENAL DE LAS EMPRESAS


1. La regulación del Estado como medio de contención
2. El principio legal: Las organizaciones no pueden delinquir
3. El problema visto más allá de las fronteras
4. Reformas legales en México
5. Circunstancias, retos y desafíos en la actualidad
6. Compliance como atenuante o eximente de la responsabilidad penal de la empresa
7. Compliance de la empresa y Derechos Humanos


CAPÍTULO IV – CULTURA DE LA PREVENCIÓN DEL DELITO EN LA ORGANIZACIÓN


1. Cultura de la legalidad en las organizaciones
2. El whistleblowing y sus implicaciones legales
3. Compliance legal de las empresas


Reflexiones finales
Bibliografía
Apéndice Legislativo
Apéndice Jurisprudencial


FICHA TÉCNICA:
1 Libro
224 páginas
Incluye libro en formato digital Proview
Pasta delgada plastificada en color
Primera edición Agosto 2016
Autor Carlos Requena y Salvador Cárdenas Gutiérrez
Editor Dofiscal Thomson Reuters


NOVEDAD
DISTRIBUIDOR ABC Ediciones


Si es de su agrado está espléndida obra:

COMPLIANCE LEGAL DE LA EMPRESA Una tendencia regulatoria mundial
1 Libro Carlos Requena y Salvador Cárdenas Gutiérrez Editor Dofiscal Thomson Reuters Primera Edición Agosto 2016

Se puede comunicar al Teléfono: 7146961 aquí en Culiacán, Sinaloa, México Teléfono 01-6677-146961 Solo en México Teléfono celular: 044 (Culiacán, Sinaloa, México) o 045 (México) -6671-985765

Para envíos internacionales favor de pedir su cotización anotando el título de su interés, el código postal o el nombre de la Ciudad en donde llegaría su petición

No; manejamos versión en PDF

Tenemos asistencia telefónica desde las 10:00 A.M, hasta las 10:00 P.M., horario del Pacífico

Puede comunicarse gratis en el siguiente Teléfono:
01-800-832-7697



Mayor información:






Aquí en la Ciudad de Culiacán, Sinaloa, México

Avenida Jesús Terán número: 1747; Fraccionamiento Nuevo Culiacán Código Postal 80170

Entre: Bahía de Agiabampo y Bahía de San Ignacio

Sin representantes dentro; o, fuera de nuestro País

ALFONSO JAVIER MONÁRREZ RÍOS

Agradecemos a Google la oportunidad de publicar Gracias



COMPLIANCE LEGAL DE LA EMPRESA Una tendencia regulatoria mundial

1 Libro Carlos Requena y Salvador Cárdenas Gutiérrez Editor Dofiscal Thomson Reuters Primera Edición Agosto 2016








Quedo a sus órdenes; gracias

3 comentarios:

  1. COMPLIANCE LEGAL DE LA EMPRESA Una tendencia regulatoria mundial
    1 Libro Carlos Requena y Salvador Cárdenas Gutiérrez Editor Dofiscal Thomson Reuters Primera Edición Agosto 2016
    ALGUNOS TEMAS QUE SE DESARROLLAN:
    GENERALIDADES
    ¿Qué es responsabilidad penal?
    ¿Puede aplicársele a las empresas?
    ¿En qué formas se les sanciona?
    LEYES
    Legislación local que me obliga
    Legislación federal que me obliga
    ÁREAS VULNERABLES
    Algunas áreas de la empresa que deben cuidarse
    Aspectos patrimoniales que pudieran representar fraudes o encubrimientos
    Conductas ilícitas contra el ambiente
    Actividades relacionadas con Derechos de autor
    Aspectos relativos a la defraudación fiscal y su equiparable
    Relación de materias a considerar
    Catálogo de delitos penalmente sancionados que generan Responsabilidad Penal de las Empresas
    SANCIONES
    Para las personas físicas (representantes o empleados)
    Económicas
    Privación de la libertad
    Para las empresas (personas jurídicas o morales)
    Suspensión de actividades
    Clausura de locales o establecimientos
    Intervención judicial
    Multas, entre otras consecuencias jurídicas
    COMPLIANCE
    Medidas preventivas sugeridas, entre otras:
    Supervisión del Consejo o Comités
    Políticas de prevención, detección y solución
    Debido control organizacional
    Cadena de custodia de los datos de prueba
    Mejores prácticas corporativas
    Comunicación interna y externa; Sistemas de denuncia dentro de la empresa

    COMPLIANCE LEGAL DE LA EMPRESA Una tendencia regulatoria mundial
    1 Libro Carlos Requena y Salvador Cárdenas Gutiérrez Editor Dofiscal Thomson Reuters Primera Edición Agosto 2016

    ResponderEliminar
  2. COMPLIANCE LEGAL DE LA EMPRESA Una tendencia regulatoria mundial
    1 Libro Carlos Requena y Salvador Cárdenas Gutiérrez Editor Dofiscal Thomson Reuters Primera Edición Agosto 2016

    Gracias, estamos listos para atender su petición en el Teléfono: 01-6677-146-961. Teléfono: 01-800-832-7697 llamada gratis en nuestro país CELULAR: +6671-985-765
    En el correo: alfonsomonarrez@gmail.com

    COMPLIANCE LEGAL DE LA EMPRESA Una tendencia regulatoria mundial
    1 Libro Carlos Requena y Salvador Cárdenas Gutiérrez Editor Dofiscal Thomson Reuters Primera Edición Agosto 2016

    ResponderEliminar
  3. COMPLIANCE LEGAL DE LA EMPRESA Una tendencia regulatoria mundial
    1 Libro Carlos Requena y Salvador Cárdenas Gutiérrez Editor Dofiscal Thomson Reuters Primera Edición Agosto 2016

    Se trata de una megatendencia regulatoria que en México se ha convertido en una realidad con las recientes reformas aprobadas por el Congreso el 17 de junio de 2016. Ahora, las empresas tendrán que sumarse a la cultura compliance teniendo en cuenta los riesgos de incurrir en responsabilidad penal.



    En este marco, han cobrado mayor relevancia en los últimos años las áreas de auditoría, control, vigilancia y supervisión interna de las empresas, cuya finalidad es doble: por una parte, se encargan de diseñar y establecer programas de cumplimiento normativo y de protocolos laboral y preventivo, es decir, el sistema Governance Risk y Compliance Management y, por otra, con base en esos programas de carácter esencialmente preventivo, ejercen un mejor control vigilando, supervisando y auditando personas, data o información, procesos y sistemas.



    El debido control organizacional al que obliga la ley, como lo señalan los autores de este libro, se convierte en evidencia o medio de prueba para la defensa de la empresa en el caso de que se vea involucrada en una investigación o procedimiento penal

    COMPLIANCE LEGAL DE LA EMPRESA Una tendencia regulatoria mundial
    1 Libro Carlos Requena y Salvador Cárdenas Gutiérrez Editor Dofiscal Thomson Reuters Primera Edición Agosto 2016

    ResponderEliminar