lunes, 7 de agosto de 2017

EL ABUSO DE DEBILIDAD Y OTRAS MANIPULACIONES


EL ABUSO DE DEBILIDAD Y OTRAS MANIPULACIONES
1 Libro Autor Marie-France Hirigoyen Editor Paidós

PREGUNTAR POR EXISTENCIAS





En este texto, Hirigoyen aborda los abusos cometidos contra las personas que están en situación de debilidad o que se sienten débiles aún sin serlo, y que acaban permitiendo que personas sin escrúpulos las utilicen y se aprovechen de ellas

A partir de la ley sobre el abuso de la debilidad, la autora analiza las situaciones en las que un individuo se “aprovecha” de una persona vulnerable o demasiado crédula

Un estafador que se aprovecha de la debilidad de una mujer para sonsacarle dinero; una anciana que convierte a un joven atento en su heredero, una esposa abandonada que persuade a sus hijos de que su padre no les quiere; un hombre rico y poderoso que fuerza una relación sexual con una subordinada, y todos los chantajes afectivos que perturban nuestras vidas…

Y tantos otros casos que demuestran que el abuso de la debilidad se ejerce en todos los ámbitos de las relaciones humanas

Personas mayores, niños, adultos en situación de sometimiento psicológico: ¿dónde comienza la influencia normal y sana, y dónde comienza la manipulación?

Basándose en su experiencia clínica, la autora esclarece el concepto de consentimiento y las derivaciones de conductas calificadas a menudo de “inapropiadas”; una palabra cuya imprecisión nos indica, tal vez, hasta qué punto estamos indefensos ante la cuestión de los límites

Sin embargo, al final de su precisa e inspirada investigación, Marie-France Hirigoyen nos revela que, pese a este panorama descorazonador, el status de víctima no es irreversible y puede superarse con la voluntad de afrontar el problema y con el apoyo social adecuado


INTRODUCCIÓN:

¿Quién puede decir que no ha sido nunca manipulado?

¿Quién no ha tenido nunca la sensación de que alguien se había «aprovechado» de él, de que lo habían timado?

En general, nos cuesta confesarlo porque nos avergonzamos y preferimos ocultarlo

Sin embargo, es algo que a las personas vulnerables les ocurre todos los días

Últimamente, los medios se han hecho eco de numerosas denuncias por abuso de debilidad sobre personajes famosos considerados como frágiles por sus allegados

Estos hechos, que nos impresionan por las grandes sumas de dinero reclamadas o la notoriedad de las víctimas, no son ni mucho menos casos aislados

Muchos psiquiatras tratan a víctimas de manipulaciones o estafas a primera vista más anodinas, pero que les causan graves trastornos


LA DIMENSIÓN MORAL:



Hablar del abuso de debilidad requiere definir los conceptos de -consentimiento-, -sumisión- y –libertad-

¿El consentimiento de una persona es siempre señal de que esa persona está realmente de acuerdo?

¿Posee esa persona todos los elementos necesarios para decidir?

¿Basta su consentimiento para decir que la acción es lícita? La respuesta a estas preguntas va más allá del derecho y tiene que ver con la moral y la psicología

¿Cuáles son, concretamente, los límites de lo que es aceptable desde el punto de vista moral?

¿Qué decir de esas situaciones en que el abuso de debilidad abuso de debilidad no es evidente a nivel legal y por lo tanto no es sancionable, pero en las que ha habido sin duda manipulación y violencia psíquica para obtener un consentimiento?

Analizaremos los casos en que un individuo utiliza la debilidad de otro para «aprovecharse» de él


Es difícil probar un abuso, especialmente un abuso sexual

Existe una zona gris, a menudo calificada de -comportamiento inapropiado-, entre los hechos objetivos sancionables y una relación consentida

¿Cómo aportar las pruebas de un no consentimiento cuando, a la presión sufrida por parte del agresor, se añaden la vergüenza de hablar de la propia intimidad y el miedo a las represalias?
La actualidad nos lo demuestra cada día: hay actos que pueden no ser jurídicamente sancionables, pero sí parecernos moralmente discutibles

La dificultad radica en que esa barrera moral no es la misma para todo el mundo

Entonces, ¿dónde colocar el cursor?


EL MARCO LEGISLATIVO:


En Francia existen medidas de protección
La ley sanciona el abuso de debilidad siempre que concurran tres factores: la vulnerabilidad de la víctima, el conocimiento de esa vulnerabilidad por la persona imputada y el hecho de que el acto haya causado un perjuicio grave
A pesar de todo, como veremos, cada uno de estos factores puede dar lugar a interpretaciones distintas
Y como es difícil demostrar que unas personas adultas que han dado un consentimiento aparentemente libre se hallaban en situación de vulnerabilidad, muchas denuncias se archivan sin más

El artículo L.223-15 del código penal francés establece que debe protegerse a los menores y a las personas mayores a quien la edad o la enfermedad han hecho vulnerables, así como a los individuos en estado de sometimiento psicológico

Esta última noción, añadida al texto inicial a fin de reforzar la lucha contra los grupos llamados sectarios, es tan delicada de analizar como de concebir

Si bien es fácil comprender que algunas personas mayores cuyas capacidades intelectuales declinan o que algunos niños cuyo sentido crítico es aún insuficiente se dejen engañar, parece inverosímil que personas adultas inteligentes y plenamente conscientes puedan ser embaucadas por un estafador o un manipulador, y más cuando han sido advertidas

A pesar de que la ley sobre el abuso de debilidad tiene en cuenta el sometimiento psicológico, los trastornos psíquicos que de él se derivan no están, salvo casos extremos, jurídicamente contemplados

Solo la estafa, es decir, el delito contra los bienes, puede ser perseguido

En efecto, aunque estas leyes constituyen un avance considerable para las personas atrapadas en una relación destructiva, los delitos son difíciles de probar y también pueden ser utilizados de una forma completamente manipuladora para descalificar a alguien, lo cual explica la reticencia de los jueces


LA DIMENSIÓN COMPORTAMENTAL:


Cuando te estafan, piensas: ¡Qué tonto he sido!

Pero si otra persona cae en la trampa, te sorprendes de su credulidad

Hay muchos estudios científicos que han intentado comprender los mecanismos de la aceptación y la sumisión

Los primeros trabajos los hicieron los filósofos, pero luego los realizaron investigadores en ciencias sociales y en comunicación, y se centraron sobre todo en la venta y el marketing. Su objetivo no es proteger a futuras víctimas, sino mejorar los trucos o métodos que permiten convencer a un consumidor para que compre un determinado producto

Desde este punto de vista, han identificado los distintos factores que participan en la eficacia de una manipulación: la técnica del manipulador, el contexto, el momento en que la persona está más desprevenida, así como algunas de sus características

No obstante, si bien las manipulaciones han sido abundantemente estudiadas a nivel comportamental, la psicología de las víctimas y los procesos inconscientes que las animan raras veces han sido objeto de estudios psicoanalíticos
Ahora bien, la dimensión comportamental por sí sola no permite explicar que los individuos se dejen engañar, sobre todo cuando saben que su interlocutor no es digno de confianza


¿Influencia o manipulación?


¿Quién no ha tenido alguna vez la sensación de haber tomado una decisión o haber actuado en contra de su voluntad, por influencia de la conducta o las palabras ajenas, conservando de esa experiencia una impresión de malestar?

Pero ¿es necesariamente el otro quien ha querido causarnos un perjuicio? La vida nos confronta con mil pequeñas manipulaciones anodinas que no tienen por qué ser judicializadas. La otra cara de la moneda es que esto banaliza los comportamientos límite y complica las denuncias de manipulaciones mucho más graves

¿Dónde empieza la influencia normal y sana y dónde empieza la manipulación? ¿Cuál es la frontera?

También a veces nosotros, conscientemente o no, manipulamos: una comunicación no siempre es completamente neutra

Puede ser por el bien del otro (un progenitor puede hacerle tomar un medicamento a su hijo; un profesor trata de transmitir mejor sus enseñanzas...)

También puede hacerse de forma inofensiva, como en el caso del cónyuge al que manipulamos para que nos acompañe a una reunión que le parece aburrida

Ningún sector de la vida social se libra de la manipulación, tanto en el trabajo para que un compañero te eche una mano como en la amistad cuando disfrazamos los hechos para dar una mejor imagen de nosotros mismos

En estos casos, la manipulación no es malévola ni destructiva, sino que forma parte, mientras exista una reciprocidad, del intercambio normal

Pero si uno toma el poder sobre otro, dicha manipulación se convierte en abuso

Las víctimas del abuso de debilidad

Como es lógico, pocas veces son los abusadores los que acuden a la consulta del psiquiatra, ya que estiman que su conducta no plantea problema alguno

En cambio, los psiquiatras reciben a veces a víctimas de manipulaciones que intentan escapar de una situación abusiva, «desengancharse» de una dominación, aunque en general reaccionan demasiado tarde al tomar conciencia de que han sido estafadas o lastimadas

También a veces es la familia la que se adelanta: - Nuestro hijo /nuestra hermana están sojuzgados, ya no son los mismos –

¿Cómo podemos ayudarles?

¿Qué podemos hacer?

Las personas mayores entre los individuos afectados, ¿en qué momento se puede hablar de la vulnerabilidad de una persona mayor?

A menos que haya un accidente vascular cerebral, la pérdida de autonomía es algo progresivo, uno no se vuelve senil de la noche a la mañana

Un individuo puede aprovecharse de que la persona mayor es más débil para ejercer sobre ella una dominación afectiva que tendrá como resultado un agradecimiento y una generosidad desproporcionados

El manipulador afirmará luego que esa donación o ese legado han sido totalmente voluntarios y
Que no puede hablarse de ningún tipo de abuso

Veremos que, contrariamente a las apariencias, en el abuso de debilidad lo que está en juego inconscientemente no es solo el dinero sino más bien el amor, pues apoderarse de una herencia también implica una estafa
Afectiva

Aprovechando un problema de relación con un pariente, un tercero intentará alejar a una persona vulnerable de su familia legítima y se presentará como familia ideal de sustitución para así figurar en el testamento

En el caso de una rivalidad entre hermanos, uno de ellos tratará de imponerse ante el progenitor en detrimento de los otros herederos

Los niños en la infancia es una época de construcción de la personalidad y también de dependencia afectiva, intelectual y psicológica, lo cual hace a los menores extraordinariamente vulnerables a la manipulación

Los más jóvenes, que deberían estar protegidos de toda influencia negativa, al menos dentro del hogar familiar, a veces son manipulados por aquellos mismos que deberían protegerlos. Así, en un contexto de separación conflictiva, es posible que un padre o una madre manipulen inconscientemente a un niño para que rechace al otro progenitor

En un proceso de alienación parental, los niños son las primeras víctimas: este conflicto no solo afecta considerablemente a su desarrollo psíquico, sino que a menudo los niños se convierten en cómplices de la eliminación del progenitor rechazado, una eliminación en la cual han participado activamente
El abuso de debilidad: Es importante detectar pronto la evolución de lo normal cuando hay una separación conflictiva (dificultad de hallar el propio papel como padre o madre) hacia lo patológico (instrumentalización del niño para que rechace al otro progenitor), ya que esa ruptura del vínculo representa un abuso emocional grave para el niño

La alienación parental constituye un abuso de debilidad porque un niño, por esencia vulnerable, no tiene la suficiente madurez para liberarse de semejante conflicto

Asimismo, un adolescente en busca de autonomía y libertad, pero que aún no ha desarrollado un espíritu crítico suficiente, puede dejarse seducir por un discurso de transgresión y de reclutamiento de un compañero manipulador, o de un gurú de una secta

¿Cómo distinguir la crisis normal de un adolescente de una situación de peligro para un menor?
Los adultos: Todo el mundo puede ser manipulado, pero algunas personas presentan un riesgo mayor que otras de dejarse arrastrar más allá de sus límites

Trataremos de analizar lo que constituye la vulnerabilidad psicológica de las víctimas (por qué su psiquismo ha podido someterse al de un seductor deseoso de abusar de ellas). Veremos que algunos necesitan una creencia que dé sentido a su vida, y que otros necesitan una excitación que los saque del aburrimiento o de la depresión

En el fenómeno de la dominación, lo que sorprende es la invasión del psiquismo de un individuo por el de otro, que conduce a la persona manipulada a tomar decisiones o a realizar actos que son nocivos para ella

Es evidente que ver los propios pensamientos invadidos por los de otra persona es lo que caracteriza el enamoramiento, pero la relación entonces debe ser recíproca y en ningún caso malévola

En una relación abusiva, por el contrario, la invasión viene impuesta por presiones psicológicas que no cesan hasta que la víctima acaba cediendo

Falsear la percepción de la realidad de un individuo utilizando una relación de poder, de seducción o de sugestión: ¿no es acaso la definición misma del sometimiento psicológico?

Introducción

¿Quiénes son los abusadores?

La pregunta es esencial: ¿quiénes son esos timadores y manipuladores que tan bien saben aprovecharse de las debilidades de sus conciudadanos?

¿De dónde viene su capacidad de detectar las fragilidades o los deseos inconscientes del otro para sacar un beneficio?

¿Qué impulsa a una empleada modelo a hacerse indispensable para una persona que vive sola y obligarla a hacerle regalos carísimos?

¿Cómo hace un seductor para seleccionar en Internet a mujeres jóvenes ansiosas de amor para luego abusar de ellas moralmente?

¿Cómo logran hacerse aceptar y que no los descubran de entrada?

Para ilustrar la transformación de una manipulación anodina en abuso, he optado por contar historias de manipulaciones extremas o que afectan a personas famosas. Si nos fascinan tanto los relatos de los - timos del siglo -, de las pequeñas o las grandes manipulaciones, es porque secretamente admiramos la desfachatez de los manipuladores que han tenido la suerte de no ser como nosotros, que no están bloqueados por sus inhibiciones, sus angustias o su culpabilidad y que convierten en realidad los fantasmas comunes de omnipotencia, que tan apasionante tema constituyen para los novelistas y los cineastas. Es sorprendente ver cómo un individuo, con su encanto, logra hacer que otro actúe y cómo la víctima, por su parte, acaba aceptando esa dependencia, e incluso la busca

Los medios de comunicación nos presentan a veces a grandes mitómanos como Jean-Claude Romand o Noa/Salomé, a grandes impostores como Christophe Rocancourt, o a timadores como Bernard Madoff

Los miramos un poco como si fueran extraterrestres que nada tuvieran que ver con nuestra vida cotidiana, pero veremos que hay manipulaciones que nos acechan por doquier en nuestro día a día o más allá de la pantalla de nuestro ordenador

Entre los mitómanos que solo hieren el amor propio de sus víctimas demasiado incautas, los timadores que únicamente actúan por dinero y los perversos narcisistas que atacan la integridad psíquica de una persona, hay toda una gama de impostores

Presentan una base común: todos mienten, pero las mentiras de los mitómanos están mejor construidas; todos saben presentarse como víctimas, pero la culminación son los que fingen enfermedades; todos hacen trampas, pero los usurpadores de identidad se inventan una biografía nueva; todos engañan, pero los grandes estafadores roban sumas más importantes. En cuanto a los perversos narcisistas, que son los más hábiles, tienen éxito en casi todos estos terrenos, pero sin que los descubran

Cuidado con las confusiones

Pero cuidado con los excesos

Enseguida se habla de manipulación

En cuanto un sujeto se halla en situación de debilidad, tiende a tratar a su cónyuge, a su patrón o a un pariente de manipulador y de perverso

Dentro de la categoría de los buenos manipuladores están, sin duda, los perversos morales y en particular los perversos narcisistas, pero lo reprobable o lo sancionable es una conducta y no un individuo

Aclararemos por lo tanto esos términos para no avalar diagnósticos que a veces suenan como acusaciones

Una vez más, es muy delicado denunciar los desmanes de esos manipuladores que juegan al límite, y con los límites

Una víctima tentada de denunciar se encontrará con la dificultad de aportar pruebas y, si se desestima la denuncia, puede ser condenada por calumnia

A veces incluso es peligroso hablar de ello, aunque sea para comentar una determinada conducta, ya que si poseen una cuenta bancaria saneada y buenos abogados, estos estrategas son muy hábiles y sabrán responder y atacar por difamación o vulneración de la intimidad

Como veremos a propósito de un caso de estafa sentimental o de varios casos de acoso sexual, el caso acabará siendo archivado

En el mejor de los casos, el silencio de la víctima será comprado con una compensación económica

La justicia solo puede actuar a partir de lo concreto, de hechos, de pruebas, y eso a veces genera una sensación de injusticia

La generalización de los abusos:

¿Son nuevas estas situaciones? En absoluto, pero los pequeños actos de manipulación y trampas se han multiplicado y, como veremos al final del libro, las perversiones morales se han banalizado, y hasta se han convertido ya en normas

Los criterios comunes que caracterizan a los perversos morales también son los del Homo economicus, el que mejor parado sale en nuestra sociedad narcisista de la imagen y la apariencia

Para triunfar, hay que saber seducir, influenciar, manipular y avanzar sin demasiados escrúpulos

En una época en la que todo el mundo va de farol y en la que los métodos de condicionamiento cada vez son más sutiles, ¿cómo se puede sobrevivir? La única solución es adaptarse

La sociedad moderna ha transformado a los individuos. De hecho, en nuestros divanes cada vez hay menos neuróticos, y en cambio no dejan de aumentar las patologías narcisistas, es decir, los deprimidos, los psicosomáticos, las personas dependientes (del alcohol, de las drogas, de los medicamentos, de la comida, de Internet, del sexo, etc.), o los sujetos que tienen funcionamientos perversos

El individuo moderno es vulnerable y busca desesperadamente afianzar su autoestima

Como se cree libre, se ha vuelto eminentemente influenciable, pues ha perdido el sentido de los límites

Algunos lo aprovechan para tratar de llegar lo más lejos posible, provocando como reacción el aumento del número de leyes

Antiguamente la sociedad prohibía determinadas cosas, pero en la actualidad todo lo que no está estrictamente penalizado por ley parece posible

Ahora bien, en una situación de abuso de debilidad es difícil trazar los límites entre un funcionamiento legítimo y un comportamiento abusivo, porque entre ambas cosas existe una zona imprecisa que nadie puede calificar con seguridad de violencia

La cuestión de los límites nos remite a ciertos temas controvertidos: los observadores externos se posicionan de forma partidista y hasta caricaturesca, aumentan las declaraciones de principios en los blogs y resucitan determinados estereotipos (por ejemplo, las mujeres contra los hombres, los padres contra las madres, y viceversa)

Como en estas situaciones la agresión no es evidente, puede haber acusaciones cruzadas: un acosador sexual dirá que es víctima de una denuncia abusiva, un progenitor alienante le dará la vuelta a la acusación denunciando al otro progenitor, etc…

La ley sobre el abuso de debilidad, como las del acoso moral en el trabajo y la de la violencia psicológica en la pareja, se refiere a delitos difíciles de probar, pero sigue siendo valiosa

Podemos deplorar por supuesto la abundancia de leyes destinadas a proteger cada vez más a los individuos, y considerar que se está intentando codificar demasiado las conductas o imponer unas normas colectivas en el ámbito de lo privado; sin embargo, ello constituye una esperanza para las personas que han sido manipuladas y que piden reparación

Entonces, ¿por qué he decidido escribir sobre el abuso de debilidad e insistir en las manipulaciones?

Cuando escribí mi primer libro, El acoso moral, había notado en mis pacientes que las manipulaciones y los abusos se habían banalizado

Resultó que mis intuiciones eran ciertas. Ahora encontramos mucho menos autoritarismo o violencia directa, y muchos más ataques perversos y acoso moral. En todas partes ha habido una eufemización de la violencia

En una obra posterior, también me interesé por la soledad. Resulta que en un mundo saturado de información podemos perder todo espíritu crítico y toda sensibilidad hacia los demás

También he profundizado en el estudio de las mutaciones de nuestra época, y a veces he abierto puertas

En el mundo laboral, se ha descubierto que detrás de los comportamientos individuales de acoso moral se oculta muchas veces una dirección perversa que induce estas conductas de los individuos. El Tribunal de Casación ha acertado al sancionar unas formas de dirección empresarial constitutivas de acoso moral

Actualmente la violencia conyugal está más penalizada, aunque se ha hecho más sutil

Sin embargo, nada detiene la necesidad que tienen ciertos individuos de dominar, de humillar o de utilizar a los demás y, como veremos, los chantajes sentimentales cada vez son más numerosos


Por consiguiente, avanzo paso a paso en la comprensión de las personas e indirectamente en la de nuestro mundo

Este libro no tiene la pretensión de enunciar una norma, sino más bien de incitar a la reflexión, de hacer que nos preguntemos por los límites de lo que cada uno de nosotros puede aceptar

Quiere ser una ayuda para las víctimas, los testigos y los profesionales, para que puedan discernir en las situaciones de abuso de debilidad

ÍNDICE:

Introducción

1.  ABUSO DE DEBILIDAD Y MANIPULACIÓN:

Sentimiento
La donación
La confianza

2.  DE LA INFLUENCIA A LA MANIPULACIÓN:

Convencer o persuadir
La seducción
La influencia
La manipulación
La dominación
3. Las leyes
El código de consumo
El sometimiento psicológico
II. Las víctimas potenciales
1. Las personas vulnerables, mayores o discapacitadas
Los abusos financieros
El maltrato
Las medidas de protección
2. El abuso de debilidad sobre los menores
La alienación parental
El abuso de debilidad
Las influencias externas
3. Hacia el sometimiento psicológico
Un asesinato por persona interpuesta
Manipulados/as o manipulables?
4. El sometimiento amoroso o sexual
5. La dominación de las sectas
III. Los manipuladores y los impostores
1. ¿Quiénes son los manipuladores?
De los fallos en la autoestima a la megalomanía
Seductores y finos estrategas
Mentiras y lenguaje perverso
Necesidad del otro y cómo pegarse a él
Ausencia de sentido moral
2. Los mitómanos
El poder de seducción de los mitómanos
Hacerse la víctima para existir
Mentiras que acaban mal
Unas consecuencias dramáticas para el entorno

3.  LOS TIMADORES:

4.  LOS PERVERSOS NARCISISTAS:


La seducción
La vampirización
La desresponsabilización
Las transgresiones
Un psicoanalista perverso narcisista: Masud Khan

5. LOS PARANOICOS:

El carácter paranoico
Las variantes caracterízalas
El delirio paranoico
A modo de conclusión
La sociedad facilitadora
Introducción

FICHA TÉCNICA:

1 Libro
176 páginas
Pasta blanda plastificada en color
Edición 2012
ISBN 9788449327452
Autor Marie – France Hirigoyen
Editor Paidós



NOVEDAD

DISTRIBUIDOR ABC Ediciones



Si es de su agrado está espléndida obra:

EL ABUSO DE DEBILIDAD Y OTRAS MANIPULACIONES
1 Libro Autor Marie-France Hirigoyen Editor Paidós

Se puede comunicar al Teléfono: 7146961 aquí en Culiacán, Sinaloa, México Teléfono 01-6677-146961 Solo en México Teléfono celular: 044 (Culiacán, Sinaloa, México) o 045 (México) -6671-985765

Tenemos entrega a domicilio

Para envíos internacionales favor de pedir su cotización anotando el título de su interés, el código postal o el nombre de la Ciudad en donde llegaría su petición

No; manejamos versión en PDF

Tenemos asistencia telefónica desde las 10:00 A.M, hasta las 10:00 P.M., horario del Pacífico

Puede comunicarse gratis en el siguiente Teléfono:
01-800-832-7697



Mayor información:






Aquí en la Ciudad de Culiacán, Sinaloa, México

Avenida Jesús Terán número: 1747; Fraccionamiento Nuevo Culiacán Código Postal 80170

Entre: Bahía de Agiabampo y Bahía de San Ignacio

Sin representantes dentro; o, fuera de nuestro País

ALFONSO JAVIER MONÁRREZ RÍOS

Agradecemos a Google la oportunidad de publicar Gracias




EL ABUSO DE DEBILIDAD Y OTRAS MANIPULACIONES
1 Libro Autor Marie-France Hirigoyen Editor Paidós






Quedo a sus órdenes; gracias

No hay comentarios:

Publicar un comentario